Ten una casa más cálida con cortinas de invierno

Además de contar con unos buenos rieles y barras para cortina, cuando queremos protegernos del frío, poner unas cortinas de invierno es una de las mejores alternativas. Las barras deben ser robustas, dado que las cortinas de invierno suelen pesar más. Como todos sabemos, las ventanas son uno de los principales puntos de fuga del calor de la vivienda, además de poder filtrar humedad en los meses de más frío y con más lluvias.

Un hogar más cálido con unas cortinas adecuadas

No solo podrán proporcionar un nuevo aire a la decoración del hogar sino que también nos ayudarán a que se reduzca un poco el gasto en calefacción dado que ayudan a mantener durante más tiempo el calor en la estancia en la que se encuentren colocadas.

Se pueden colocar cortinas aislantes, que cuentan con una tela de mayor grosor que las cortinas convencionales. En este caso, deben ser cortinas grandes, que formen pliegues. De esta forma el frío que pueda entrar a través de la ventana acabará encapsulado en ellos.

Si se es muy friolero, las cortinas con forro térmico para invierno son una de las opciones más acertadas. Quizá no haya una gran variedad como sucede en otra clase de cortinas, pero cumplen a la perfección su cometido y ayudarán a mantener el calor de la vivienda durante más tiempo o impedir la entrada del frío, según se mire.

No hay que olvidarse de otras opciones como puede ser la tela Panamá (mezcla de algodón y poliéster), la chenilla o la conocida como tela Jacquard, la cual suele ser bastante más cara que el resto, pero también puede ser gruesa y ayudar a mantener el calor.