¿Tapizar el sofá o comprar uno nuevo?

Cuando nuestro sofá se ha estropeado, tenemos dos opciones: tapizarlo o cambiarlo. Ambas tareas requieren de nuestra parte, o bien eligiendo tejidos para tapicerías o bien visitando tiendas de muebles que nos enseñen su catálogo hasta encontrar uno que se adapte a lo que buscamos. Sea cual sea la elección tiene sus ventajas e inconvenientes.

Elegir tapizar el sofá

Si la estructura del sofá está en buen estado y sigue ofreciendo comodidad, probablemente la mejor opción sea tapizar. La ventaja de tener que tapizar el sofá es que no tendremos que devanarnos mucho los sesos en pensar qué elegir, normalmente se suele optar por elegir un tejido y color similar al que teníamos, no obstante, también puedes aprovechar para renovar la apariencia visual de tu sofá y darle un toque más moderno.

Por otro lado, también tenemos la ventaja de que ahorraremos dinero al tapizar el sofá frente al hecho de comprar otro.

El trabajo por nuestra parte será encontrar a unos profesionales que nos hagan el trabajo y elegir tela, mucho más sencillo que comprar un sofá nuevo.

Elegir una nueva compra

Si eliges comprar un sofá nuevo, podremos acceder a nuevos diseños y modernizar un poco nuestro mobiliario, además podremos dar un pequeño cambio a nuestro salón, sólo eligiendo algo diferente a lo que tenemos, además de que podemos tratar de buscar carencias del viejo sofá si las tuviera, como mejoras en confort.

En contra tenemos la difícil decisión que supone elegir un nuevo sofá para nuestro hogar, que armonice con la decoración. Tendremos un montón de preguntas que responder ¿qué tamaño elegimos? ¿qué color? ¿qué acabado debe tener? Etc…