La chenilla, una tela ideal para el tapizado

En la actualidad, contamos con una enorme variedad de tejidos para tapicerías. La elección de una tela para el sofá o el sillón puede ir en función del uso que se le va a dar y de quién o quiénes lo van a utilizar. Una de las telas que está más de moda en la actualidad para el tapizado es la chenilla.

¿Cuáles son sus principales características?

La chenilla es un tipo de tejido que suele estar compuesto por una mezcla de poliéster, acrílicos y algodón. Por lo general, se trata de una tela que se adapta muy bien a cualquier tipo de tapizado. De ahí que esté considerado como uno de los tejidos más interesantes del momento.

Además, la chenilla es una tela muy agradable al tacto. No en vano, su principal característica es la suavidad que proporciona, incluso en el momento de sentarnos. Al tapizar con chenilla, evitamos que aparezcan con facilidad arrugas en la tela.

Por otro lado, la chenilla es un material muy cálido, lo que viene muy bien para tapizar en zonas más frías y húmedas.

Hay que destacar también que la chenilla es uno de los tejidos para tapicerías con una mejor relación calidad/precio. Es precisamente por esta razón por la que se trata en la actualidad de una de las telas más populares y demandadas entre los clientes.

En definitiva, la chenilla es un material ideal para tapizar ya que en cuya composición hay una combinación de materiales naturales y sintéticos.