Diferentes tejidos para tapicerías

Cuando se buscan tejidos para tapicerías, podemos encontrar un gran número de propuestas diferentes, tantas que podemos llegar a tener dudas sobre cuál es la que mejor puede quedar en el mueble que queramos tapizar.

Además de cuánto queramos gastarnos en el tejido, también se encuentran los colores, texturas y demás preferencias, por lo que se deben mirar bien todos los tejidos que hay a nuestro alcance para dar con aquel que sepamos que encajará a la perfección con lo que estamos buscando.

Los tejidos más comunes para tapicerías

  • Otomán: es un tejido de seda bastante grueso que cuenta con una trama acanalada horizontalmente. Suele ser de un único color, brillante y es muy fuerte.
  • Terciopelo: es un tejido de algodón de tacto grueso. Absorbe mucho la luz del ambiente.
  • Jacquard: su nombre se debe a la máquina con la que se realiza, un telar inventado por Marie Jacquard. es un tejido muy grueso y puede contar con muchos colores y motivos diferentes.
  • Madrás: este tejido originario de la India es bastante rústico e irregular. Se consigue tras la mezcla de diferentes fibras naturales o sintéticas.
  • Brocado: cuenta con una gran resistencia y gracias a su confección se consiguen diferentes y atractivos dibujos en relieve.
  • Loneta: tejido que se caracteriza por ser fuerte y rígido. Está hecho con hilos desiguales de algodón y tiene una gran resistencia al uso.
  • Chenille: puede ser de algodón, lana o lino, aunque lo normal es que esté mezclado también con fibras sintéticas para tener menos arrugas y ser más resistente.